96 548 50 00      Plaza de España, 1 ayuntamiento@albatera.org

Historia

Con una extensión de 61,69 km2 y cerca 12.000 habitantes, Albatera se está convirtiendo en una urbe moderna y cosmopolita acorde con la sociedad que la habita, situada muy cerca de la costa, a tan sólo 20 km., pero que conserva los valores tradicionales y tranquilidad  que caracteriza a los municipios de interior de la provincia de Alicante.

Su nombre procede del árabe “al-uatira”, que significa, sendero o camino, topónimo que con el paso del tiempo se latiniza convirtiéndose en la actual Albatera.

Su agradable clima, con una temperatura media anual de 18º, favorece una magnífica estancia en cualquier momento del año.Albatera4

La cordialidad y el carácter de sus gentes hacen que el visitante se encuentre como en casa. Descubra su tradicional gastronomía, sus acontecimientos culturales y de la vida social, y sus típicas y variadas fiestas, que se extienden durante todo el año.

Albatera, tierra de granados, higueras y limoneros, de tradiciones y costumbres que ofrecen al visitante la posibilidad de acercarse a un modo de vida y saber hacer típico e inigualable, es visita indiscutible para todo aquel que se acerque a la Comarca de la Vega Baja.

Su registro arqueológico se remonta a cronologías anteriores a nuestra época, cuando estas tierras estaban pobladas por culturas prehistóricas, íberas, etc…  En el siglo XIII, en plena Reconquista, Albatera fue incorporada a la Corona de Castilla, dentro de la jurisdicción de Orihuela por privilegio de Alfonso X El Sabio el 15 de julio de 1266. Este es el documento más antiguo encontrado en el que se hace mención a Albatera. Al servicio de Jaime I, la familia Rocafull entra en el Reino de Valencia, constituyéndose como una de las casas nobiliarias más importantes de Orihuela y Albatera. En 1355, don Fernando de Aragón premia los servicios prestados a D. Ramón de Rocafull cediéndole el lugar de Albatera, pasando esta a ser un señorío.

Desde el Palacio de los señores de Rocafull, localizado en el casco antiguo de la actual Albatera, los Rocafull dirigían los aspectos políticos y sociales de su entorno, convirtiéndose Albatera en un importante lugar dentro del camino entre Valencia y Cartagena.

El 22 de febrero de 1628, Felipe IV concede el título de Conde de Albatera a don Gaspar de Rocafull y Boyl. A él le seguirá su hijo Ramón de Rocafull y a este Guillén-Manuel de Rocafull. Abuelo, padre y nieto, serán los impulsores  de la construcción de la Iglesia de Santiago Apóstol, joya del barroco levantino, cuya obra finalizó en 1728. Coincidiendo con la finalización de su construcción fallece sin descendencia Guillén-Manuel de Rocafull, tercer Conde de Albatera. A su muerte, la herencia del señorío de Albatera pasa a la familia Dos Aguas, afincada en Valencia, en la figura del Marqués Giner Rabaza de Perellós. Finalmente la crisis del señorío y la desaparición de los derechos señoriales darán como resultado la nueva administración municipal durante el siglo XIX.

 

Share This